Consejos practicos


Warning: A non-numeric value encountered in /home/noticia0/public_html/eljardinonline.es/wp-content/themes/publisher/includes/functions.php on line 5662
14

Huerto en recipientes
Si tienes poco espacio y quieres tener un pequeño huerto en casa, una posible solución es plantar algunos productos en recipientes. El pepino puede ser una cucurbitácea ideal para ello. Su fruto tiene mucho contenido en agua, potasio y es muy diurético. Al tener una raíz poco profunda, se adapta perfectamente a ser plantado en recipientes. Y como no tiene problemas de fecundación del fruto (ya que muchas variedades tienen en la misma planta flores femeninas y masculinas) aún te será más fácil y gratificante

Cultivar cebollas
Los ciclos más recomendables son la siembra a fines de invierno y cosecha de cebolla seca en verano y la siembra a fines de verano y cosecha de cebolla tierna en invierno. Des de la siembra hasta el trasplante pueden pasar unos 30 o 90 días, según la época. Si trasplantas a raíz desnuda se separa cada planta unos 15-20 cm. Si utilizas plantel de taco, con dos o tres plantas por taco, deberás aumentar la separación hasta los 25-30 cm. Si trasplantas las cebollas muy juntas obtendrás bulbos más pequeños.
Si deseas cosechar los bulbos secos y conservarlos durante varios meses, debes esperar a que las hojas se sequen, 3 o 4 meses después del trasplante.

Amistades beneficiosas
Si tienes plantados guisantes en tu huerto, recuerda que se asocia bien con la zanahoria, el rábano, la col y la lechuga, y debes evitar que coincida con verduras de su misma familia como habas y judias… tampoco no es recomendable que la plantes al lado de ajos o cebollas.

20 kg de tomate
El tomate se ha convertido en una de las hortalizas más importantes de nuestros mercados y de nuestras cocinas. Por término medio, consumimos alrededor de 20Kg de tomates al año, ya sea fresco o en conserva. Si quieres tener tomateras en tu casa o en tu jardín, puedes realizar el plantel de tomatera. Para ello necesitarás unos 60 días desde la siembra hasta que el plantel se pueda trasplantar. Para realizar el plantel, te bastará con usar un pequeño tiesto y situarlo en un lugar luminoso y protegido del frío.

Temperaturas suaves
A la zanahoria le gustan las temperaturas suaves pero puede soportar heladas no muy fuertes. Por lo tanto, puedes sembrarlas durante casi todo el año, excepto en aquellos meses en los que se prevean heladas muy intensas. Si vives en zonas de clima templado, se recomienda sembrarlas desde febrero hasta noviembre. En las zonas interiores, con inviernos más fríos, desde marzo hasta septiembre.Des de la siembra hasta la cosecha suelen pasar unos 90 días aunque hay variedades de ciclo corto, de hasta 75 días.

Plantar con el frío
No plantes nada cuando haga mucho frío, heladas o temperaturas por debajo de los cero grados. Espera un poco a que pasen estas bajas temperaturas, y si te sorprende alguna helada, protege las plantas con plásticos, telas, periódicos, y también el suelo con elementos aislantes. Para ello, puedes acolchar el pie de las plantas con una capa de mantillo, que también servirá para proteger a las raíces de las heladas y cambios de temperatura.

También te puede Interesar

Macetas de barro
Si en tu jardín tienes macetas de terracota o barro, a la intemperie, puede que se resquebrajen con las heladas o las temperaturas más bajas. Si la planta lo permite, llévala a un sitio más templado.

Abono en invierno
Es ideal que aportes materia orgánica al suelo en forma de compost, estiércol, mantillo, turba, guano… al contrario, no deberías fertilizar con minerales nitrogenados en esta época del año.

Cenizas
Puedes guardar las cenizas de la chimenea para abonar la tierra. Recuerda mezclarlas con otros elementos orgánicos para no desequilibrar el pH del suelo.

Plantas de interior
Procúrales luz a las plantas de interior acercándolas a una ventana. También debes disminuir los riegos y alejarlas de estufas y calefactores ya que puede que entren en un proceso de reposo y necesiten una habitación fresca o bien que necesiten un ambiente más húmedo.

Trasplante de arbustos
Para que arraiguen más fácilmente puede que sea conveniente, reducir el tamaño
de su parte aérea. Esta época es buena para que trasplantes los ejemplares de arbustos y que arraiguen sin problemas en su ubicación definitiva.
La necesidad del trasplante puede verse motivada por el hecho que el arbusto haya crecido en exceso y requiera un mayor espacio del que dispone, o bien que sea necesario su traslado desde una maceta al jardín, para emplazarlo definitivamente a un nuevo lugar. En los dos casos, ahora es un buen momento.

Plantación de invierno en el huerto
En esta época podrás cultivar sin problemas coliflor, repollo, brócoli, berenjena, remolacha, tomates, zanahorias, lechugas…
La espinaca de invierno puedes sembrarla entre octubre y febrero y la podrás cosechar pasados tres meses. También puedes sembrar entre estos meses los guisantes, que recogerás en unos cinco meses, las lechugas de primavera, que cosecharás en tan sólo tres meses…
Así, en el mes de febrero podrías poner en tu mesa: brócoli, berenjena, remolacha, coles de Bruselas… y elaborar sanos y suculentos platos de alto valor nutricional.

Árboles frutales
El invierno es el mejor momento para plantarlos. Si las heladas son muy fuertes, espera a finales de temporada para hacerlo, ya que podrían sufrir. Eso sí, deberás procurar que el lugar que les elijas sea suficientemente soleado, lo que les ayudará a combatir las bajas temperaturas. Anímate y llena tu jardín con un melocotonero, un ciruelo o un manzano… ¡es el momento!

Escoge y planta
Otoño es el momento adecuado para escoger y plantar los bulbos que florecerán en la próxima primavera. Y para aquellos que florecen en verano, la época de plantación es a la salida del invierno. Los centros de jardinería, floristerías y supermercados ya disponen de una amplia variedad.
Además de escoger la variedad que mejor se adapten al clima y lugar de plantación debes escoger aquellos bulbos que presenten un buen aspecto; sin heridas, los de mayor tamaño, dentro de su variedad y compactos al tacto.
Los bulbos se aclimatan mejor en climas fríos y húmedos que en secos y templados. Necesitan tierra muy fértil y esponjosa, y que drene muy bien, manteniendo la tierra húmeda sin encharcamiento. El bulbo contiene todas las sustancias nutritivas necesarias para su desarrollo, por lo que no necesita abono.

¿Cómo regar ahora?
En estos meses del año, la frecuencia de riego y las cantidades de agua aportada deben bajar de forma radical. Si no cumples este requisito, las hojas pueden adquirir un tono amarillo por exceso de humedad… y en el peor de los casos, puedes causar un daño irreparable a la planta. En esta época, y sobre todo en invierno, es muy probable que algunas de las plantas que tienes en el jardín no necesiten aporte de agua porque su especie en la naturaleza así lo requiere. En todo caso, la moderación ha de ser el punto de referencia que tomes con el riego, y es habitualmente recomendable que dejes secar la tierra entre riego y riego.
Sea cual sea la época del año en la que nos encontremos, debes tener presente que la mejor hora del día para regar es a primera hora de la mañana, sobretodo en las épocas más calurosas, cuando la incidencia del sol no es muy alta porque de lo contrario las gotas pueden actuar como una lente, provocando quemaduras en las hojas. Además, a primera hora del día, es el momento en el que la planta toma la energía para afrontar el resto de la jornada.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More